Visitante Nro. 1094357
free counters

Visitas desde el 27/09/2011

< Volver
Malvinas: la mediación papal

 

Publicado en el diario "La Capital", Rosario, Argentina, 8 de julio de 2013

 

Por Bruno Bologna *

 

 

En la última reunión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas sobre la cuestión Malvinas realizada el 20 de junio de este año, tanto el embajador británico en ese organismo, Lyall Grant, como Michael Summer, integrante de la Asamblea Legislativa de las Islas, se mostraron en contra de que S.S. Francisco tuviera alguna intermediación en el conflicto como lo había solicitado la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en el Vaticano el 19 de marzo.

 

Summer dijo que lo último que necesitaba el conflicto era religión. Se le preguntó también sobre ese tema a Grant, quien afirmó: "Desde luego, comparto la visión de que la religión probablemente no ayude a resolver el conflicto" (La Nación 21/6/13).

 

Los representantes de Su Majestad Británica no han tenido en cuenta los expedientes secretos que se han dado a conocer últimamente en Londres, y la referencia que en los mismos se hace de la presencia de S.S. Juan Pablo II en su visita al Reino Unido en 1982.

 

La acusación de estar defendiendo viejos modelos colonialistas irritaba agudamente a Margaret Thatcher. Así lo dejó en claro durante una charla con el secretario del Vaticano, Cardenal Agostino Casaroli, durante el primer día de la visita del papa Juan Pablo II a Londres, entre el 28 de mayo y el 2 de junio de 2002.

 

Las minutas de ese encuentro revelan que el Vaticano temía que una rendición humillante de la junta militar dejara, no sólo a la Argentina sino a todo América Latina, en manos de Moscú. Casaroli, dijo que el "Santo Padre estaba profundamente consternado" por la posibilidad de que la crisis resultara en "la separación psicológica, política y militar de toda América latina del mundo occidental". Y él consideraba a Occidente no sólo como una entidad política, sino más bien una ideológica. Por ello temía que la Unión Soviética "tomara ventaja de la situación para crear una brecha entre América latina y Occidente". El Papa comprendía la posición en la que se encontraba Gran Bretaña y aceptaba que "el honor del país, la seguridad de los isleños y el respeto de las leyes internacionales eran todos principios valiosos", pero se preguntaba si no había otros principios envueltos. Él había escuchado que las Islas eran estratégicamente importantes porque aseguraban el pasaje entre los océanos Atlántico y Pacífico. No obstante esto, era mejor tener una buena relación con Argentina y mantener a América latina dentro del mundo libre que depender de la posición estratégica de las Islas Malvinas.

 

Thatcher tomó la sugerencia casi como un insulto. Ciudadanos británicos habían sido víctimas de una agresión y ella no tenía otra opción que ir en su ayuda. De lo contrario, no sólo les habría fallado a los isleños, sino también a otros pueblos, como Guyana y Belice, que también querían seguir siendo británicos. "El Reino Unido no es una potencia colonial. Ningún país ha concedido la independencia a tantas colonias. Y querríamos llevar a las Islas Falklands (Malvinas) a esa situación de independencia también", sostuvo la primera ministra (La Nación, 31/12/12).

 

Tampoco el canciller argentino estaba muy informado sobre la actuación de la Iglesia en el ámbito internacional. No era necesario recurrir a las bulas de Alejando VI de 1493. En reiteradas oportunidades se recurrió a la mediación del papado, como por ejemplo en el caso de las islas Carolinas en conflicto entre España y Alemania en 1885.

 

Asimismo debe recordar el señor canciller que S.S. Juan Pablo II también estuvo en Argentina durante la guerra de Malvinas en 1982 y con anterioridad gracias a la mediación de Juan Pablo II y el cardenal Samoré se pudo solucionar, sin recurrir a las armas, a pesar de las movilizaciones bélicas, el conflicto del Beagle.

 

 

 

(*) Director del Centro de Estudios en Relaciones Internacionales de Rosario (CERIR) e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

 

Diseño Web Rosario

Maipú 1065, Piso 3, Of. 301, (2000) Rosario, Argentina | Teléfono/Fax: (54) 0341-4201231
© Copyright 2008 Todos los derechos reservados
www.cerir.com.ar | cerir@unr.edu.ar