Visitante Nro. 1094352
free counters

Visitas desde el 27/09/2011

< Volver
El conflicto de Malvinas en la UNASUR

 

Publicado en el diario "La Capital", Rosario, Argentina, 14 de junio de 2012

 

Por Bruno Bologna *

 

La pertenencia de nuestro país a distintas organizaciones internacionales ha sido aprovechada convenientemente para incluir en la agenda de las reuniones el tema del conflicto de Malvinas.
La Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Alianza Bolivariana (Alba), la Comunidad de Estados de Latinoamérica y El Caribe (Celac), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Cumbre Iberoamericana realizaron pronunciamientos que exhortan a que las partes se sienten a negociar.
En esta oportunidad me quiero referir al tratamiento del tema dentro de la Unasur. Esta iniciativa proviene de Brasil cuando convoca a los presidentes de todos los países independientes de América del Sur a una reunión en Brasilia, los días 22 y 23 de mayo de 2008, con el fin constituir la Unasur. Participaron de la reunión todos los países independientes de América del Sur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.
La primera reunión estaba prevista realizarse en Cartagena de Indias en marzo de 2008, pero la intervención militar de Colombia en territorio ecuatoriano hizo trasladar la sede de la misma a Brasilia.
La motivación de la reunión de Brasilia del 22 y 23 de mayo de 2008 tenía para Brasil un doble propósito: constituir la Unasur y también un Consejo de Defensa Sudamericano.
La creación de un organismo de defensa sudamericano era una idea que se gestaba desde 2006.
La Unasur ha tenido una rica experiencia en la solución de conflictos como el intento de golpe de Estado en Bolivia y Ecuador y el golpe de Estado en Honduras, conflictos cuasi militares entre Colombia, Ecuador y Venezuela por la cuestión de los movimientos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en la zona y la situación de la región por la instalación de bases militares norteamericanas en Colombia.
Con relación a Malvinas en reiteradas oportunidades la Unasur se ha expresado sobre el conflicto. Podemos resumir las actuaciones de la siguiente manera:
1. Firme respaldo a los derechos argentinos. "Los jefes de Estado y de gobierno de Unasur reiteran su firme respaldo a los legítimos derechos de Argentina en la disputa de soberanía con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte referido a la Cuestión de las Islas Malvinas".
2. Reanudación de negociaciones. "Recuerdan el permanente interés regional en que los gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, de conformidad con las resoluciones y declaraciones pertinentes de la ONU y de la OEA. Destacan la permanente actitud constructiva y disposición del gobierno argentino para alcanzar una solución pacífica y definitiva a esta anacrónica situación colonial en suelo americano".
3. Rechazan la explotación de los recursos renovables. Rechazan las actividades de exploración de recursos naturales no renovables de la plataforma continental argentina, que ilegalmente desarrolla el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en abierta oposición a lo dispuesto por la Resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas estén atravesando por el proceso recomendado por la Asamblea General."
Se debe aclarar que en esta resolución 31/49 se produce una modificación de importancia con relación a las anteriores resoluciones. El punto 4 de la misma "insta a las dos partes a que se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas estén atravesando por un proceso recomendado en las resoluciones 2065 y 3160". Por primera vez el Reino Unido vota en contra y arrastró con su voto a 32 abstenciones. Argentina logró 102 votos a favor.
4. Impedir el ingreso de buques con la bandera ilegal. En la IV Cumbre realizada en Guyana el 26 de noviembre de 2010 los presidentes se manifestaron de acuerdo para impedir el ingreso de buques con bandera de las islas Malvinas y también de informar al gobierno de la Argentina sobre el cargamento de buques que lleven cargas destinadas al abastecimiento de las actividades hidrocarburíferas consideradas ilegales en aguas de las islas Malvinas.
"Los Estados miembros de Unasur se comprometen a adoptar, de conformidad con el derecho internacional y sus respectivas legislaciones internas, todas las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las Islas Malvinas".
"Se comprometen, en el marco de los acuerdos internacionales vigentes, a informar al gobierno argentino sobre aquellos buques o artefactos navales con derroteros que incluyan las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, con cargas destinadas a las actividades hidrocarburíferas y/o mineras ilegales en la plataforma continental argentina y, de este modo, prevenir o evitar que estas actividades se consoliden".
5. Presencia militar británica. Los ministros de Relaciones Exteriores, reunidos en Asunción del Paraguay el 17 de marzo de 2012 consideraron que "la presencia militar británica en el archipiélago es contraria a la política de la región, de apego a la búsqueda de una solución pacífica en la disputa de soberanía". 5. Bases militares en América del Sur. En la cumbre de Unasur realizada en Bariloche el 28 de agosto de 2009 convocada con motivo de la instalación de bases militares norteamericanas en Colombia, la presidenta de la Argentina, Cristina Fernández, en la apertura de la reunión además de referirse al tema central de las bases expresó: "No es que una intente minimizar las cuestiones que hoy van a plantear aquí, pero quiero decirles que en ese sentido Argentina tiene una experiencia muy fuerte. A unos cuantos kilómetros de aquí, en nuestras islas Malvinas, tenemos instalada en forma unilateral, por la fuerza, bases de una potencia ni siquiera extra América del Sur, sino extracontinental (…) Por lo tanto, tenemos experiencias terribles en el continente de enclaves coloniales con bases extracontinentales". En esa ocasión la Unasur no pudo impedir que Estados Unidos pudiera tener intervención en 7 de las bases militares de Colombia.
Se debe destacar además que la Unasur realizó una presentación oficial a través de la secretaria general María Emma Mejía acompañada por el embajador paraguayo José Antonio Dos Santos, a cuyo país corresponde la presidencia pro témpore de Unasur, al secretario general de las ONU el 2 de abril de 2012. Allí hace un llamado al Reino Unido para solucionar la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas calificando a las mismas como anacrónica situación colonial. El secretario general Ban Ki-Moon reiteró su disposición a mediar para que ambas partes se sienten a negociar y se comprometió a renovar sus esfuerzos para conseguirlo, señaló Mejía a la prensa.
Como indica la periodista Rosaura Audi, la Unasur, el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Alianza Bolivariana (Alba), la Comunidad de Estados de Latinoamérica y El Caribe (Celac), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Cumbre Iberoamericana realizaron pronunciamientos que exhortan a que las partes se sienten a negociar.
Cada uno de estos países demostró en los últimos meses que cumpliría con las declaraciones firmadas en esas organizaciones, incluso pese a la presión de Londres.
En enero de 2011, poco después de asumir como presidenta de Brasil, Dilma Rousseff rechazó que un buque de protección de las Malvinas, HMS Clyde, parara en Río de Janeiro. La embarcación debió cambiar la ruta e ir a Chile, que aún permitía a la Royal Navy atracar allí.
Esa decisión fue repudiada por Gran Bretaña, que intentó revertir la situación. Sin embargo, en enero pasado se encontró con un rechazo a un barco en Montevideo. En octubre de 2011, Unasur había declarado que rechazaba el desplazamiento de la fragata HMS Montrose al Atlántico Sur porque esa "presencia militar" era "contraria a la política de la región de apego a la búsqueda de una solución pacífica de la controversia de soberanía". El 19 de marzo esta declaración se puso en juego. Es que la fragata tenía planificado repostar en el Puerto del Callao en Perú, en el marco de un programa de operaciones conjuntas de ambos países.
Primero trascendió que la embarcación atracaría allí. Pero el canciller peruano, Rafael Roncagliolo, dijo que había quedado sin efecto el programa con la nave Montrose.
"Esta decisión ha sido adoptada en el espíritu de los compromisos de solidaridad latinoamericana asumidos en el marco de Unasur respecto de los legítimos derechos de la República Argentina", explicó el ministro.
El Reino Unido respondió inmediatamente que lamentaba esa decisión y que no comprendía el motivo por el cual Perú no había informado esto en la reunión que, pocos días antes, habían mantenido el presidente Ollanta Humala y el número dos de la cancillería británica, Jeremy Browne.
Todas estas decisiones han dificultado la logística para las naves de Gran Bretaña que desarrollan tareas en Malvinas, además complicaron el escenario diplomático de Londres.


(*) Director de la Maestría en Integración y Cooperación Internacional de la Universidad Nacional de Rosario.

Diseño Web Rosario

Maipú 1065, Piso 3, Of. 301, (2000) Rosario, Argentina | Teléfono/Fax: (54) 0341-4201231
© Copyright 2008 Todos los derechos reservados
www.cerir.com.ar | cerir@unr.edu.ar