Visitante Nro. 1094361
free counters

Visitas desde el 27/09/2011

< Volver
Caso Malvinas: Las Naciones Unidas y el principio de autodeterminación

 

Publicado en el diario "La Capital", Rosario, Argentina, 26 de febrero de 2012

 

Por Bruno Bologna *

 

El 12 de abril de 1992 el canciller argentino Guido di Tella escribe en el diario “Clarín” una nota de su autoría, en la página 9, cuyo título es “Ahora los deseos de los kelpers”. En la misma expresa “…estamos abriendo nuevas posibilidades a través de la política específica sobre el tema, receptiva de los puntos de vista británicos, ya que una cosa es estar en desacuerdo y otra es ignorar sus posiciones por más contrarias que sean…Sin reconocer derecho de veto alguno, el tratar de entender de lo que los isleños dicen de sus intereses, deseos, sus temores y sus aspiraciones es fundamental. (Lo resaltado en el original).


Con posterioridad un asesor del Canciller, Carlos Escudé, en un memorándum al cual tuvo acceso “Clarín”, propone que Malvinas sea un Estado Independiente. Según el matutino el memorándum “propone lisa y llanamente el abandono de una de las posiciones tradicionales de la Argentina en el conflicto del Atlántico Sur: El reconocimiento –señala el documento- del derecho de los kelpers a la autodeterminación” (Lo resaltado en negrita lo realiza el diario mencionado) (Santoro, Daniel “Proponen que Malvinas sea un Estado independiente” Buenos Aires, 2 de julio de 1992. Página 14).También se propone en este Memorandum la “doctrina Menem: Sudamérica para los sudamericanos”.


Estas apreciaciones de la cancillería argentina no pueden separarse del contexto de la inserción de Argentina en el sistema internacional. Recordemos que el Presidente Menem fue uno de los mejores alumnos del Consenso de Washington I, cuyas máximas eran en nuestro país eran: relaciones carnales con los Estados Unidos y Política de Seducción con los habitantes de las Malvinas a través de regalos personales del señor Canciller, a cada uno de ellos.
Se debe recordar que el tema Malvinas., Georgias del Sur y Sandwich del Sur, toman una nueva dimensión en el ámbito de la Organización de las Naciones Unidas.


La eliminación del colonialismo ha sido uno de los objetivos de la misma. En 1960 se aprueba la resolución 1514 que establece cuales son los medios para lograr ese objetivo. El art. 2 estable: Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación, en virtud de ese derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”
Pero este principio tiene una excepción incluida en el art. 6. que expresa “ Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.
El jurista uruguayo Gros Espiell dice: “La integridad territorial del estado argentino fue rota por la agresión británica de 1833 y una parte de su territorio fue escindida, de hecho, del territorio nacional. Por lo tanto el respeto del principio de libre determinación, tal como ha sido regulado por las Naciones Unidas, obliga a reintegrar ese territorio –en el que no vive un pueblo- a su legítima soberanía, para que el pueblo del Estado Argentino ejerza su derecho de libre determinación en todo el territorio del Estado”.


Así lo interpretó Naciones Unidas al aprobar el 16 de setiembre de 1965 la resolución 2065 por la cual se reconoce “la existencia de una disputa entre los gobiernos del Reino Unido y la República Argentina acerca de la soberanía de dichas islas” (Malvinas) e invita a los gobiernos a “proseguir sin demora las negociaciones”. Contrario sensu la ONU hubiera recomendado como en otras ocasiones que la potencia colonial arbitre los medios para que se territorio logre su independencia por procedimiento de la libre determinación.
Según Jiménez de Aréchaga con esta resolución Argentina lograba un verdadero triunfo. Al decir que existía una disputa entre Gran Bretaña y Argentina estaba aceptando implícitamente la posición argentina de la resolución 1514 y no el principio de autodeterminación, sostenido por el Reino Unido.
No creo conveniente que después de las experiencias que hemos tenido en la década del 90 volvamos a interpretar como nuestros los argumentos del Reino Unido.
 

 

* Director de la Maestría en Integración y Cooperación Internacional de la U.N.R. Director del CERIR. Investigador del CONICET.

Diseño Web Rosario

Maipú 1065, Piso 3, Of. 301, (2000) Rosario, Argentina | Teléfono/Fax: (54) 0341-4201231
© Copyright 2008 Todos los derechos reservados
www.cerir.com.ar | cerir@unr.edu.ar